Pacientes

Información para pacientes y sus familiares.

Quiénes somos

Conoce a los profesionales que integran el servicio.

Docencia

Espacio para estudiantes y futuros residentes.

Colabora

Ayúdanos a mejorar la unidad y sus programas.

Ya está aquí el verano

Prevención del ahogamiento en espacios acuáticos y otros consejos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Pertenecemos a la red pública de hospitales de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública. Nuestro área natural de influencia directa es de más de 300.000 habitantes, y nace en la zona noreste de la ciudad de Valencia y alrededores (comarca de l’Horta Nord), aunque también atendemos a muchos niños y adolescentes de otras áreas, tanto de la propia ciudad de Valencia como de otras poblaciones de la Comunitat, e incluso de comunidades autónomas limítrofes.

 

Somos un hospital universitario de tradición centenaria, vinculado históricamente a la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, cuyas instalaciones son anexas; impartimos docencia MIR, y también enseñamos a los estudiantes pregrado y postgrado de la Universidad de Valencia (médicos y enfermeros). Asimismo recibimos a estudiantes extranjeros de pregrado dentro de los programas de intercambio de verano y Erasmus de la Universidad de Valencia, y a rotantes externos MIR que así lo soliciten. 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Prevención del ahogamiento en piscinas y playas

 

 

Según informe de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, el pasado año 2019 murieron en España por ahogamiento en espacios acuáticos 440 personas, de las cuales eran 32 menores de 17 años. Nuestra Comunidad autónoma, junto con la andaluza, la catalana, la canaria y la gallega, es la que mayor número de ahogamientos registra. Este verano se da la circunstancia de que, debido al COVID-19 y a la incertidumbre en los destinos vacacionales habituales, muchas familias están instalando piscinas desmontables en terrazas y jardines particulares.

En este enlace de la Asociación Nacional para la Seguridad Infantil podréis repasar, dentro de la campaña "ojopequealagua", sencillas medidas para evitar sustos con el baño de vuestros peques en estas vacaciones: 

 

 

Protección solar y prevención del melanoma

 

 

La radiación solar nos permite vivir en la tierra, pero también está implicada en el desarrollo del melanoma, una forma de cáncer cutáneo muy peligrosa. La piel de los niños es particularmente vulnerable a los efectos de la radiación ultravioleta. Aquí van unos consejos para proteger a tus hijos del sol este verano:

  • Evitar la exposición prolongada al sol, especialmente en las horas centrales del día (de 12 a 18h). Esta medida ha de ser más drástica si cabe para los menores de 6 meses.
  • Buscar sitios con sombra (emplear sombrillas o cualquier tipo de techado si váis a estar al aire libre).
  • Utilizar ropa que cubra la piel (camiseta con mangas y pantalones tipo bermudas), sombreros de color claro con algo de ala, y gafas con filtro UVA y UVB.
  • Emplear cremas protectoras con factor de protección solar (SPF) 15 o superior, pero no asumir como única medida de fotoprotección. Las cremas solares deben ser resistentes al agua y cubrir el espectro UVA y UVB.

 

Golpe de calor

 

 

Vivimos en un medio de veranos secos y muy calurosos, donde con frecuencia se rebasan los 35 grados de temperatura máxima. Es importante la autoprotección para hacer frente al calor y así evitar deshidrataciones y muertes por golpe de calor; los niños pequeños no pueden hacer esto por sí solos, así que, este verano:

  • No expongas a los niños al sol en las horas centrales del día
  • Si has de caminar con ellos, hazlo por la sombra
  • Dales de beber líquidos en abundancia, el agua es lo mejor
  • Protégeles con sombreros o gorros de color claro
  • No permitas que realicen actividad física intensa en las horas y/o días de máximo calor
  • Anímales a que se bañen en esas horas peores, sea en la playa, en la piscina, o refréscales con agua
  • Vístelos con ropa adecuada, usando tejidos finos y transpirables, que no añadan más calor a su cuerpo

 

Picaduras y otras lesiones

En nuestro medio son habituales las picaduras de insectos, las mordeduras de animales domésticos, y las lesiones por contacto (por ejemplo, con animales acuáticos tipo medusa); por fortuna, y a diferencia de otros países, en España y hasta la fecha, no contamos con especies de medusas, serpientes o arañas que puedan causar lesiones letales, salvo alergias individuales; lo más frecuente es encontrar lesiones leves que producen picor o escozor durante unos días. Si tu hijo ha sido atacado por algún animal:

  • Mantén la calma
  • Lava la región afectada con agua o suero fisiológico para evitar infecciones.
  • En función del tipo de lesión, el niño puede necesitar antibióticos (ej., mordeduras de animales domésticos), antihistamínicos para el picor, antiinflamatorios o pomadas de corticoide locales. Consulta a tu pediatra si la lesión es grande o profunda, o si con el paso de los días no mejora (si se hace más grande o supura, empieza con fiebre, el dolor va a más...)
  • Si tu hijo es alérgico a una picadura de insecto concreta y no llevas la medicación adecuada, acude a su pediatra o al puesto de Urgencias más próximo

 

El mosquito tigre...

 

Especial mención merece el mosquito tigre, un molesto compañero de viaje que cada vez es más común en nuestra zona. En este tríptico publicado por la Conselleria encontraréis información interesante para evitar su propagación, y más datos interesantes.

 

En este otro enlace, encontraréis las directrices de la Dirección General de Salud Pública para el buen uso de repelentes cutáneos.

Servicio de Pediatria HCUV.